​Propósito

El propósito de un Club es el de cooperar con y asistir al Consejo Consultivo del Capítulo para promocionar el bienestar del mismo, y para potenciar el interés de cada miembro en las actividades y programas de la Orden. Los Clubes pueden hacer mucho para ayudar a los DeMolay a perseguir esos altos estándares de vida y de pensamiento que son centrales para la Orden.

Membrecía

Los Clubes de Madres tienen dos clases de miembros: Regulares y Asociados. Todos los miembros de bien, en cada clasificación, disfrutarán de los mismos derechos y privilegios, excepto que solo los miembros Regulares tendrán el derecho a ejercer cargos electivos.

La membrecía Regular está abierta a cualquier pariente femenina adulta, madrina o madre adoptiva de cualquier miembro del Capítulo.

La membrecía de Asociado está abierta a las esposas de los miembros del Consejo Consultivo del Capítulo que no tengan un hijo activo en el Capítulo, o a cualquier mujer adulta interesada en colaborar activamente con el Capítulo.

La membrecía en el Club de Padres también se divide en las mismas categorías de Regular y Asociada, agregando la eligibilidad de parientes masculinos adultos, padrinos o padres adoptivos o cualquier miembro del Capítulo para membrecía Regular, y de parientes masculinos adultos de miembros presentes o pasados del Capítulo para membrecía Asociada.

Rol

Un Club está sujeto a la autoridad del Consejo Consultivo por virtud del poder inherente en el Oficial Ejecutivo en cuya jurisdicción existan el Capítulo, Consejo Consultivo y el Club.

La importancia de esta regla fundamental no puede ser suficientemente enfatizada, porque las relaciones armoniosas entre el Capítulo, el Consejo Consultivo y el Club dependen de que este último actúe dentro de los límites que el Consejo Consultivo ponga. Cuando una actividad sea propuesta en la que la autoridad no quede clara, el asunto deberá ser discutido con el Presidente del Consejo Consultivo o su representante designado antes de tomar cualquier curso de acción.

Las actividades del Club deberán ser definidas y mutuamente aceptadas por el Consejo Consultivo y el Club. Para evitar cualquier malentendido, los proyectos que el Club proponga deben ser reportados con anticipación al Consejo Consultivo y tener su aprobación. Se recomienda mantener contacto frecuente con el Consejo Consultivo.

Los miembros del Club no tienen voz oficial en el gobierno de las actividades del Capítulo. La autoridad para establecer o deshacer un Club está investida en el Oficial Ejecutivo del Consejo Supremo Internacional a cargo de la jurisdicción del Club. Los contactos del Club con el Capítulo serán a través del Presidente del Consejo Consultivo y el Presidente del Club. El Consejo Consultivo podrá designar a uno de sus miembros como Consultor o como contacto adicional con el Club.

Los miembros del Club nunca deberán hacer nada como individuales, o como grupo sin sanción oficial.

Hay una tremenda oportunidad de servicio para DeMolay, y a los jóvenes que conforman el capítulo, a través de los Clubes de Padres y Madres. Un mejor entendimiento de los roles específicos del Club, el Consejo Consultivo y el Capítulo son esenciales para el correcto funcionamiento y crecimiento del programa DeMolay en cada comunidad.